¿Qué espero de Bachelet en educación?


Antes de escribir mis primeras observaciones acerca del programa de Michelle Bachelet en relación con educación, quiero comentarles una anécdota que me pasó aquí en Canberra el año pasado. La entonces representante de las Naciones Unidas fue invitada por AUSAID y el instituto de género de la Universidad Nacional Australiana a dar una charla acerca de igualdad de género. Recibí la invitación a esta charla en mi correo y no le presté mucha atención. Sin embargo, ese mismo día, varios conocidos, me expresaron su admiración por la ex-mandataria Chilena y comentaron su alto interés por asistir a esta conferencia. Por un lado, me sorprendí con estas expresiones y por otro, sentí un cierto orgullo de ser chilena ( cosas que le pasan a uno aquí en las antípodas) . Así es que sin pensarlo más, asistí a la conferencia. El teatro  estaba repleto, la audiencia estaba compuesta mayoritariamente por mujeres.Había un gran número de chilenos, unos más jóvenes,  estudiantes de postgrados mayoritariamente, y los menos jóvenes que vinieron a Australia en condición de refugiados. Los australianos asistentes eran académicos, estudiantes y empleados públicos de AUSAID.

Michelle Bachelet les habló a las convertidas. Lo que quiero decir es que la charla fue acerca de la lucha por la igualdad de derechos para las mujeres y su inclusión en todos los ámbitos de la sociedad. La audiencia que mayoritariamente eran mujeres, educadas y posiblemente de izquierda recibieron el discurso de Bachelet con una ovación.Su discurso fue amable, motivacional, personal y evocó a los logros de mujeres australianas. Por ejemplo, se refirió a las primeras sufragettes australianas y también a las medallas olímpicas ganadas por las deportistas australianas. Luego, presentó muchos otros ejemplos de la desigualdad de géneros alrededor del mundo. Al final de la charla, Bachelet respondió algunas preguntas con excelente humor y así terminó ganandose completamente a la audiencia. Los chilenos la saludaron cariñosamente, se sacaron fotos  y le agradecieron su gestión. Yo observé todo esto y me preguntaba, si no era un poco surreal esta situación en que por un lado tenemos esta luchadora y admirada mujer con un correcto discurso y por otro lado, tenemos a un Chile tan desigual.

Recordé esta anécdota de la charla porque me parece que ilustra en parte mi relación con Bachelet y lo que espero de ella en su próximo gobierno para educación.   Por un lado, ella  muestra ser una persona muy carismática, simpática, inteligente y valiente. Por otro lado, también ha demostrado un caracter evasivo al conflicto y en definitiva, un caracter poco resolutivo a los problemas de fondo. Un ejemplo que ella misma reveló al final de la charla es que en Chile aún los salarios no son iguales entre mujeres y hombres . Explicó a la audiencia que si bien ella quiso cambiar esto cuando era presidenta,  y se hicieron avances, pero la ley no le permitía hacer los cambios drásticos que terminaran con la desigualdad. Esto es exactamente lo que me preocupa del programa de Bachelet en relación con educación, por un lado, comienza prometiendo enviar un proyecto de ley en los primeros 100 días de su mandato, que incluya terminar con el lucro “en todo el sistema educativo”. Y luego dice que habrá financiamiento público sólo a instituciones sin fines de lucro, resguardando que “el Estado seguirá respetando la existencia de un sistema mixto”. Asimismo, el programa promete el  fin a la educación municipal y su traspaso a un Servicio Nacional de Educación.  No me queda muy claro cómo es coherente  el fin del lucro y al mismo tiempo el respeto a la existencia del sistema mixto. Mas preocupante aún es la propuesta en educación superior que dice que se avanzará “gradualmente en la gratuidad universal efectiva, en un proceso que tomará seis años”. En los próximos cuatro años, gratuidad a estudiantes del 70% de la población más vulnerable. Entonces, no es sorpresa encontrarnos con carteles que expresan escepticismo: Ya no te creo Michelle.

Entonces es válido preguntarse , ¿los cambios propuestos son para alcanzar qué objetivos de calidad, equidad, efectividad, pertinencia y eficiencia de la educación? ¿La gratuidad favorecerá a todos los jóvenes con independencia de su  mérito académico o a quienes?  ¿Se mantienen los aranceles o no?¿ las universidades serán entidades autónomas financieras y académicas ¿Habrá becas, préstamos o pago diferido de la educación superior ?

Pero no todo es escepticismo, también creo que hay algunas promesas inspiradoras. En educación parvularia, se ampliará la cobertura de niños de 0 a dos años en 90 mil cupos (4.500 nuevas salas cuna) y en niños de dos a cuatro años se incorporarán 34 mil menores (1.200 nuevas salas en jardines infantiles).

También felicito las propuestas de cambios en la educación técnica, y sobretodo la reinstalación de la carrera docente, incluyendo la participación del estado en la formación de profesores. Me parece que ya era hora de institucionalizar el apoyo y valoración  a los profesores durante toda la carrera profesional.

El programa dice también que se promoverá cambios curriculares en los programas de pedagogía, y asimismo, se incentivarán estudios de postgrados para los formadores. En el tema de la relación entre las escuelas y las universidades, se menciona que se contará con Escuelas de Pedagogía de Excelencia. Para esto se desarrollarán y fortalecerán convenios de gestión. No creo en las escuelas de excelencia, porque apuntan a la discriminación. Lo importante es el trabajo de conexión entre las escuelas y los centros de formación pedagógica.  Esto es absolutamente necesario y  espero poder aportar en esta área a mi retorno.

En estas elecciones no tengo derecho a voto, así como más de un millón de chilenos repartidos en todo el mundo. Lo que me queda es escribir aquí  y esperar.

Espero que mi escepticismo  y pesimismo sea derrotado y efectivamente el próximo gobierno de Bachelet de los saltos necesarios para que la educación en Chile sea más inclusiva, democrática y ofrezca un proyecto de vida más justa a los chilenos.

 

About Malba Barahona

Educational researcher, language educator. PhD from Australian National University. Passionate bushwalker and mountain lover. I procrastinate reading fiction, hiking, doing yoga, riding, having a beer and more recently decolonizing my existence. I write in English and Spanish in different blogs especially with the purpose of encouraging my students to write.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: