¿Qué elegimos en estas elecciones?


Paradójicamente es tiempo de elecciones tanto en Chile como en Australia y en ninguno de los países tengo derecho a votar. Escucho anuncios por doquier veo candidatos que suben, otros que bajan y más promesas. Con tantos ofertones me pregunto ¿Pero qué me estoy perdiendo?

Parece ser que en Chile, después de un fallido gobierno de derecha, la centro-izquierda volverá al poder.  Nueve son los candidatos a la presidencia, de los cuales, Michelle Bachelet aparece como la favorita en las encuestas. La nueva mayoría liderada por Michelle Bachelet  (presidenta entre 2006-2010) ofrece al país un discurso más  agudo y combativo que el 2006. No obstante esta postura aparentemente más revolucionaria, la izquierda extraparlamentaria no apoya a Bachelet. Al contrario, hay otros candidatos que sustentan la idea de que ellos sí realizarán los cambios profundos que el país necesita. Es así como representantes de los partidos: ecologista verde, progresista, humanista, igualdad presentaron sus candidatos independientemente. Por otro lado, la derecha partidista lleva a un solo candidato, quien paradójicamente pertenece a la misma generación y género de Bachelet. Hijas de generales de la aviación se enfrentan en bandos completamente opuestos, con carismas, personalidades y políticas distintas. Leyendo los diarios, escuchando la radio desde Oz, me queda claro que la candidata de derecha no tiene ninguna alternativa de llegar nuevamente a la presidencia, y más bien la suya es una candidatura testimonial.

¿Y  si Bachelet ganará las próximas elecciones por qué tenemos otros candidatos de izquierda? ¿Por qué no apoyan la candidatura de Bachelet? Revisando la prensa, parece ser que  por un lado Marco Enríquez-Ominami, MEO, ( partido progresista) quien fue el primer díscolo de la concertación en las elecciones del 2006, tomó un rumbo independista para presentar su descontento y desconfianza en la coalición de centro izquierda gobernante.  MEO no confía en  Bachelet ya que ella representa  a la concertación que gobernó al país por 20 años y que fue incapaz de hacer cambios profundos después de la dictadura de Pinochet. En tanto, Marcel Claude (humanista), está de acuerdo con Enríquez-Ominami en que Bachelet representa al continuismo. Sin embargo, este candidato va más lejos que MEO en la ejecución de los cambios que el país necesita para el país. Claude postula cambios radicales, cuenta con el apoyo de los jóvenes y un grupo de escépticos que ya no pueden confiar en la simpatía y buena voluntad de Bachelet. Los otros candidatos de izquierda representan a agrupaciones que tampoco le creen a la centro-izquierda y que se siente fuera del sistema.

Acabo de escuchar y leer un comentario en la radio que  demoniza a las candidaturas de izquierda ya que no han sido capaces de coincidir en un solo representante. No estoy de acuerdo con esta opinión, al contrario, creo que es positivo que las minorías de una vez por todas saquen su voz y hagan presente sus demandas. Más allá de ser candidaturas testimoniales representan a los marginados de la política parlamentarista que busca poner en la agenda política temas relevantes olvidados.

Y en Oz también se cuecen habas

Los partidos laborista y liberal en sólo cuatro semanas compiten por quedarse con el gobierno federal australiano. En estas dos semanas de campaña, he escuchado una visión del futuro del país muy negativa. Ambos partidos promueven políticas en contra de los refugiados, recortes presupuestarios en educación y programas sociales. No sólo tratan de impedir la llegada de nuevos refugiados, sino que también el tratamiento a los refugiados parece ser cada vez más cruel. La campaña de ambos partidos me deja sin muchas esperanzas. Tanto Rudd (labor) como Abbot (liberal) a través de sus políticas promueven mayor estratificación social,  discriminación y perpetúan un sistema  cada vez más individualista.

En Australia también existen partidos minoritarios con candidatos disidentes al bipartidismo. Candidatos que no se sienten representados por los partidos mayoritarios. Entre los partidos minoritarios destaca el partido de los verdes que si bien comenzó con una fuerte preocupación por el medioambiente, hoy en día representa una línea más progresista que los laboristas. Otros partidos representan el regionalismo, cristianos, los mineros , motoristas y otras agrupaciones comunitarias. Con la excepción de los verdes, los otros partidos pequeños parecen ser agrupaciones con intereses individualistas, sin políticas serias en pos de la construcción del país.

A diferencia de Chile, Australia se apronta a elegir un gobierno de derecha y más conservador. Parece ser que Australia elegirá a un católico, anti matrimonio gay, misógino y neoliberal.

Y entonces ¿Qué elegimos en estas elecciones?

Me imagino que los votantes esperan elegir al mejor gobierno. Votar por los gobernantes que puedan contribuir radicalmente a la construcción de una sociedad más justa y digna. Con pocas esperanzas, una gran desilusión y sin derecho a voto sólo me queda opinar en este blog!

About Malba Barahona

Educational researcher, language educator. PhD from Australian National University. Passionate bushwalker and mountain lover. I procrastinate reading fiction, hiking, doing yoga, riding, having a beer and more recently decolonizing my existence. I write in English and Spanish in different blogs especially with the purpose of encouraging my students to write.

3 comments

  1. Carolina E.

    Te presto mi voto, Malba.

  2. Pingback: Por el derecho a votar aquí y en la quebrada del ají! | Una chilena en Australia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: